Amistad  08 dic 2020 Santa Cruz de Tenerife

Lo que pierdes cuando ganas


Te quería comentar un shock que me llevé. Habíamos estado hablando antes. No nos conocíamos mucho pero teníamos cierto aquel. Una le dice a la otra: "No tiene Facebook: ¡es un ignorante".

Se refería a mí. Yo estaba delante. Ellas sabían que yo estaba allí. Sentado con ellas en la mesa. Pero fue el comentario de la una a lo otra, como si yo hubiera estado ausente.

Me quedé callado. Golpeado en realidad. Pensando a cuento de qué venía ese ad hominem mayúsculo. No repliqué. Me dolió. No por lo que dijo hacia mí. Sino por aquello que ella había percibido en mí sin que yo fuera consciente y lo verbalizara así.

El cerebro humano tiene una parte de índole reptiliana. Es esa que ante un peligro reacciona sin pensar: que casi te caes, te agarras. Acto reflejo. Salvar la situación por encima de todo. El cerebro también tiene otra parte más evolucionada. Más asimilable a los mamíferos. Esa que te permite analizar con cierto raciocinio las cosas, meditarlas [rumiarlas como las vacas], y proceder a tomar una decisión.

A todos nos ha pasado lo de llevarnos un corte tremendo en una conversación que no sabes ni donde meterte y todo es un tierra trágame. Pero luego, a toro pasado, recapacitas lo sucedido y te envalentonas diciendo “no se me ocurrió en ese momento pero debería haber soltado un esto y un lo otro y hubiera sido un zas en toda la boca”. Ante el ataque, el cerebro reptiliano detectando la amenaza, solventa la situación callando y tratando de pasar desapercibido. El rumiante, con tiempo para digerirlo, tiene más probabilidades de encontrar una mejor estrategia para solventar el conflicto.

Y yo allí parado. Con cara ladeada y entrecejo chungo pensado ¿qué ··· ha ··· querido ··· decir ··· con ··· eso ··· de ··· Facebook ··· como ··· signo ··· de ··· conocimiento?

"No tiene Facebook: ¡es un ignorante" me parece de una lógica tan vacía como decir exactamente lo contrario: "Tiene Facebook: ¡qué ignorante

En esencia todo es mucho más sencillo. Y ahí radica su complejidad. Querer etiquetar a alguien por su entorno tecnológico es como pensar que los periódicos de hace 80 años informaban peor porque los juntaletras del momento redactaban con máquinas de escribir.

Relativo a la Inteligencia Artificial aplicada al lenguaje artificial, lo importante no es que hayan conseguido generar noticias de manera sintética de tal forma que una máquina pueda escribir un texto con sentido para los humanos. Lo importante es que han realizado pruebas con usuarios reales en el que les presentaban dos artículos, uno generado por una máquina y otro escrito por un periodista de verdad para que el usuario determinase cual era el artículo sintético y cual el humano, y solo acertaban en el 52 por ciento de los casos. [Pablo Lasnapa sobre GPT-3]

Estudios muy sesudos afirman haber encontrado el musculo más largo del cuerpo humano. Ha permanecido oculto por tiempo inmemorial. Es un músculo que va de la laringe al tobillo. Abres la boca… metes la pata. [Lo que mi mente rumiante me dice que debería haber soltado de haber sido reptil]

Las grandes mentes debaten ideas. Las mentes mediocres discuten acontecimientos. Las pequeñas mentes critican a la gente. Eleanor Roosevelt

Pensar no es de locos. Amar es de gente normal. Ganar es de bobos. Morder es de lobos. Vivir es de gente normal. Hoy me apetece todo. Todo lo que mueva. Todo lo que enseñe. Pedro Pastor https://youtu.be/PTE4-pRFekA visita obligada



0
1
189



Beatriz Lo contrario hubiera sido decir: Tiene Facebook, es culto! Y esa afirmación es verdad para aquellos que piensan que las redes sociales son fuente de conocimiento. Ummmm, creo que son fuente de información veraz o ficticia, pero no de conocimiento.
12/12/2020
Cargando